Inicio Avisos ONTIGOLA: LA REALIDAD DEL PUEBLO EN EL QUE VIVIMOS

ONTIGOLA: LA REALIDAD DEL PUEBLO EN EL QUE VIVIMOS

9 minuto leer
Comentarios desactivados en ONTIGOLA: LA REALIDAD DEL PUEBLO EN EL QUE VIVIMOS
0
637

ONTIGOLA: LA REALIDAD DEL PUEBLO EN EL QUE VIVIMO

 

En numerosas ocasiones se suscitan debates sobre empadronamiento o no empadronamiento, sobre la deficiencia de servicios, necesidades de ampliación de los mismos, etc… La información es importante. Y lo es porque ayuda a valorar lo que el municipio tiene y también a valorar los obstáculos que puedan estar mermando la calidad de determinados servicios.

Vivimos en un municipio en el que, a día 10 de junio de 2022, hay 4.951 habitantes empadronados. El año pasado, por el número de empadronados, recibimos un ingreso de 928.175,10 en el presupuesto de nuestro ayuntamiento que, en total, viene a ser de 4.000.000.

A pesar de no llegar a 5000 empadronados, Ontígola tiene servicios que corresponderían a municipios de mucha mayor población. Tal y como viene señalado en la ley 7/1985, ley de reguladora de bases de régimen local:

Artículo 26.

1. Los Municipios deberán prestar, en todo caso, los servicios siguientes:

a) En todos los Municipios: alumbrado público, cementerio, recogida de residuos, limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, acceso a los núcleos de población y pavimentación de las vías públicas.

b) En los Municipios con población superior a 5.000 habitantes, además: parque público, biblioteca pública y tratamiento de residuos.

c) En los Municipios con población superior a 20.000 habitantes, además: protección civil, evaluación e información de situaciones de necesidad social y la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social, prevención y extinción de incendios e instalaciones deportivas de uso público.

d) En los Municipios con población superior a 50.000 habitantes, además: transporte colectivo urbano de viajeros y medio ambiente urbano.

Echando un vistazo a dicho artículo, podemos, por un lado, valorar muy positivamente todo lo que tenemos. Servicios que corresponden a municipios mucho más grandes. Servicios cuyo mantenimiento supone un alto costo y numerosas dificultades. Un ejemplo claro de ello ha sido el tema del servicio de autobuses interurbano, en el que durante años, no ha existido un marco jurídico para dicho servicio, ha estado en un limbo “alegal”. Ahora se ha establecido dicho marco a través de la firma del ASTRA con la Junta de Comunidades, de quienes depende dicho servicio. Si no, no hubiese sido posible y nuestro municipio habría dejado de tener los autobuses que nos conectan con Aranjuez. Respecto a éste, venimos pagando 148.588 en el servicio interurbano, y 48.490 en el escolar. Otro ejemplo es el de recogida y tratamiento de residuos: para la población real del municipio se deben destinar alrededor de 350.000 euros anuales.

Y ese dato, el de la población real, es el que marca con diferencia nuestros presupuestos. A día de hoy se estima que la población real supera los 9.000 habitantes. Como se ha explicado muchas veces, el personal adscrito al ayuntamiento es el que había hace 13 años, cuando apenas llegábamos a 3000 habitantes. A día de hoy, tenemos, debido a bajas médicas, 8 operarios trabajando en las calles. La tasa de reposición, es decir, el margen de contrataciones que el ayuntamiento puede efectuar es nulo (únicamente por plazas de jubilación se podrá hacer nuevas convocatorias). Por tanto, si el número de operarios no puede incrementarse, muchas acciones deben contratarse a través de empresas externas. Tal es el caso cuando iniciamos desbroces, podas, y, como ahora, limpieza viaria… Para estas contrataciones contamos con una partida de 390.000 euros.

Además, añadimos el mantenimiento de los servicios: gastos de guardería (se ingresa 32.000, se gasta 82.600), escuela de música (se ingresa 10.225 y cuesta 36.000), ayuda a domicilio (se ingresa 28.690, 54 y se gasta 47.433, 37). Y así podríamos continuar con el resto de servicios: tardes en mi cole, pabellón para niños de ruta escolar, campamentos,….

Es decir, importa mucho la información que maneja el vecino con respecto al municipio en el que vive. Ontígola tiene muchos servicios pero también muchas carencias, carencias marcadas por el desfase entre la población real y la oficial (que es la que marca el número de recursos de que podemos disponer). Es la realidad de un municipio que sigue creciendo, que encuentra su principal obstáculo en la barrera de las competencias en sanidad y educación estando, como estamos, aledaños a un municipio mayor y de otra comunidad autónoma. Estas, la sanidad y la educación, son las dos variables que hacen que tengamos tan alto número de personas no empadronadas. Y, al mismo tiempo, es el número de personas el que permite la ampliación de recursos para incrementar la calidad y cantidad de servicios: más médicos, instituto, etc…

Ontígola crece. Los nuevos desarrollos industriales que se están comenzando a realizar en nuestro polígono aumentarán el número de población, el valor de nuestras viviendas… Pero todo desarrollo debe ir acompañado del compromiso de tributar de cada ciudadano en aquel lugar en el que reside. Porque solo así, se verá incrementada la calidad de los servicios de un ayuntamiento que, a pesar de las quejas de muchos, tiene a día de hoy la realidad que tiene.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Ayuntamiento Ontigola
Cargue Más En Avisos
Comentarios cerrados

Mira además

CARTA ESPECIAL DE LOS REYES MAGOS

Carta Reyes Magos-comprimido …